Defensa Penal para Inmigrantes

 
Trabajamos en estrecha colaboración con abogados penalistas para minimizar las consecuencias adversas a nivel migratorio en los casos de nuestros clientes. Incluso una condena por un delito aparentemente menor, puede tener graves consecuencias en el estatus migratorio, tanto si la persona es un inmigrante ilegal como si es un residente legal permanente de los Estados Unidos.

Por lo general, para someter a una persona a su expulsión de los Estados Unidos, el delito cometido debe pertenecer a una de las dos siguientes categorías: un delito que implique vileza moral (“CIMT”) o un delito con agravantes, incluyendo los delitos con armas de fuego y los relacionados con las drogas. Pero incluso las faltas y delitos menores pueden hacer que una persona pierda ciertos beneficios migratorios y acabe siendo deportada. Al efectuar esta determinación, la naturaleza de la condena debería ser considerada junto con otros factores, como las sentencias máxima y mínima posibles, la sentencia realmente impuesta y los mecanismos del proceso de defensa, si procede.

Es crucial para su estatus migratorio y para cualquier futuro proceso, que consulte con un abogado de inmigración experimentado en una etapa temprana de su caso penal. Incluso aún más importante es que su defensa penal sea gestionada por un abogado versado en la ley de inmigración o que usted tenga a un abogado de inmigración experimentado a su lado, como parte de su equipo de defensa.

No importa lo simple o complicada que sea su situación, nosotros trabajaremos en su asunto con diligencia y dedicación. Estaremos aquí para responder a sus preguntas y guiarle paso a paso a lo largo del proceso.