Está Usted Leyendo

Una Entrada de Blog

Perdón provisional de presencia ilegal

Si no cuentas con un estatus migratorio en los Estados Unidos, pero tienes un cónyuge o un hijo mayor de edad que es Ciudadano Estadounidense, y quiere presentar una petición a favor tuyo, hay algo que tienes que saber: una petición aprobada es sólo un primer paso (“una base”), o pre-requisito, para poder solicitar un estatus de residencia permanente, y para poder calificar debes de cumplir con los demás requisitos.

Uno de los requisitos más importantes es que usted haya ingresado a los Estados Unidos de forma legal. Si una persona entró a los Estados Unidos de manera ilegal, como regla general, deberá de solicitar una visa de inmigrante por medio del consulado de EE.UU. en el extranjero. Sin embargo, es posible que tenga que esperar 3 ó 10 años fuera de los Estados Unidos antes de poder regresar, como “penalización/castigo” por el tiempo que pasó en el país de forma ilegal. Para muchos inmigrantes, que tienen una familia y niños pequeños en los Estados Unidos, esta no es una alternativa de preferencia.

Para evitar esta dura “penalización”, se puede solicitar un perdón a fin de que su presencia ilegal sea excusada; se le permitirá obtener una visa de inmigrante y regresar a los Estados Unidos sin tener que pasar años en el extranjero.

Tradicionalmente, una aplicación para dicho perdón se podría hacer sólo después de que la persona ya estuviera fuera de los Estados Unidos. El hecho de tener que pasar tiempo en el extranjero, lejos de su familia y corriendo el riesgo de que la aplicación podría ser negada, desalienta a muchas personas, las cuales pudieron haber calificado.

A principios del 2013, USCIS introdujo un nuevo proceso conocido como “perdón provisional”, el cual permite que una persona solicite un perdón y que espere la decisión en los Estados Unidos, antes de salir del país para asistir a la entrevista en el consulado. Desde su introducción muchos inmigrantes se han beneficiado gracias a este proceso. A fin de calificar para un “perdón provisional”, una persona debe de tener una petición de inmigración aprobada (basada en la familia) y cumplir con una serie de requisitos, el más importante sería que la negación de su visa resultaría en (dificultad extrema) para el ciudadano americano cónyuge o padre.

La dificultad es un requisito muy importante y es fundamental para esta aplicación. Aunque no está definido específicamente en el estatuto, generalmente “dificultad extrema” es mucho más que una dificultad típica ocasionada por la separación o la reubicación a otro país. No es un sólo factor, sino es una combinación de factores tanto económicos, psicológicos, con respecto a la salud; tomándose también en consideración muchas otras consecuencias. Por favor tenga en cuenta de que la solicitud a un perdón provisional únicamente toma en consideración la dificultad que enfrentará el cónyuge /padre ciudadano del solicitante, no la de sus hijos, ni la del solicitante en sí.

Además de lo mencionado anteriormente, existen otros requisitos que no han sido enumerados en este artículo, que deben de cumplirse a fin de poder calificar para un “perdón provisional”.

Además, es muy importante comprender que el “perdón provisional” sólo “excusa” la presencia ilegal en los Estados Unidos. Por lo tanto, si una persona cuenta con otros motivos que la hacen no-apta para convertirse en residente permanente, incluso si tuviera un “perdón provisional aprobado”, todavía se le podría negar la visa. Dichos motivos podrían ser condenas penales o múltiples ingresos ilegales a los Estados Unidos, por mencionar algunos ejemplos.

Es por ello que, antes de invertir tiempo y dinero presentando una petición o solicitando un “perdón provisional de presencia ilegal”, es esencial que consultes con un abogado de inmigración para determinar si eres elegible para solicitar una visa de inmigrante y analizar los riesgos relacionados con la aplicación.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Publicidad del abogado. La información presentada en este artículo es únicamente con fines informativos, no pretende ser un consejo legal, ni debe de ser interpretada como tal. No se debe de confiar en esta información sin antes buscar un consejo legal profesional.